Empero los dioses que motivan este trabajo, son las fuerzas negativas de la Naturaleza, que causan terror, miedo. Estos dioses malos- a los que no se rinde culto motivan las leyendas y narraciones de hechos que han sucedido en la jurisdicción que nos ocupa; donde seres humanos han sido víctimas de estas fuerzas negativas de la naturaleza producida en ciertos lugares y en algún momento de la existencia. Los temas que se describen, han sido enfocados desde este ángulo. Autor: Antonio Villanueva Basilio. pdf=http://www.cachicadan.org/pdf/libros/cachicadan_los_dioses_y_su_historia.pdf

Solapa

Fidel Velasquez YncaÁngel Fidel Velásquez Ynca, es un hombre extraordinario, porque se ha realizado a pesar de las vicisitudes de la vida en su propio pueblo natal, hasta llegar a ser un ciudadano valioso, corno educador, como autoridad y como escritor Esta última faceta ha motivado la presente nota.

Hijo de padres cachicadanenses: don Santos Velásquez Miñano y doña Dorila Ynca Jara, nace en Cachicadán el 31 de Mayo de 1930 y recuerdo haberle conocido en su casita del Angla en Cachi­cadán, durante su primera infancia, junto a su madre y a su pequeña hermana Asunción. Después de estar yo ausente de Cachicadán y al volver en 1950 para trabajar como docente, me encontré con Fidel ya como un joven sastre que volvía de la costa con el ideal de hacer progresar a su tierra.

Por este tiempo se hizo miembro de la Iglesia Cris­tiana Evangélica del pueblo; pero pronto volvió a ausentarse, porque se .fue a estudiar para Pastor Evangélico en el Instituto Bíblico de Chiclayo. En esta etapa nos conocimos más; luego contrajo matri­monio con mi hermana menor Filodamia Alfaro Rei­na, y se fueron a trabajar varios años en Cajabamba.

En Santiago de Chuco, la tierra del gran poeta César Vallejo, se establece familia Velásquez Alfaro para predicar el Evangelio en el   año de 1967.

Para Cachicadán, el 60 fue la década de oro. En ella se crea, por primera vez, la educación secunda­ria y la educación superior en la forma de Escuela Normal "Indoamérica": todo ello por obra del Muni­cipio que presidía Martín Deza. La juventud del Bal­neario Termal y de los pueblos cercanos vivieron entonces una intensa mística de progreso, de cultura y de bien. Esta historia es la riqueza anímica del pue­blo de Cachicadán.

Please publish modules in offcanvas position.