Cachicadán es un pueblo con muchos atractivos culturales, históricos, medicinales y místicos.  Aquí convergen la leyenda, la artesanía, la tradición y la historia.  Es conocido por sus famosas aguas termales con propiedades curativas, que desde el "ojo" en la base del cerro La Botica, donde nacen, se desplazan a cada domicilio.  Este recurso natural se ha constituido en un negocio que atrae no sólo a turistas nacionales y extranjeros sino a toda persona que busca curar sus dolencias corporales.  Arriba del pueblo está el cerro La Botica, cuyo nombre le fue dado porque en su seno alberga decenas de plantas medicinales que los naturistas utilizan para curar cuanta enfermedad padecen sus pacientes.  Los lugareños refieren que las propiedades medicinales de las aguas se deben a que nacen precisamente en la base de este cerro.  Curiosamente, a pocos metros de donde brotan las aguas calientes aflora agua fría.  En 1859 estudió esta zona el naturalista Antonio Raimondi.  A los atractivos de este paraje se suma el paisaje urbano: las casas de adobe techadas con tejas rojas (unque poco a poco van perdiendo su atractivo con el avance de la calamina) y jardines que tienen entre sus plantas a las coloridas hortensias.  Como toda la sierra, este paraje está rodeado por hermosos paisajes que se abren paso entre los aislados bosques y las cementeras de cereales y papa que conforme avanza el día y varía la posición el sol cambian sus tonalidades.

________________________________________
Uno de los numerosos depósitos labrados en roca pura que se encuentra en el complejo arqueológico Huallío, constituye un atractivo especial de Cachicadán. 
________________________________________

o LAS VENTANAS DE HUALLIO Cachicadán alberga una rica historia aún por descubrir y divulgar.  Esta tierra fue territorio de los Marcha Wamachucos, cuya expresión cultural está vigente en los restos arqueológicos desperdigados de su territorio, allá donde el campesino pasta su ganado y vence al frío, acompañado con el silbido del viento y el eco de su voz cuando canta sus canciones andinas, cuando retorna a su humilde hogar tras la dura jornada.  En el cerro Huallío, hora y media de caminata desde la carretera que conduce a Angasmarca, hallamos una roca labrada sobre la cual los antepasados abrieron 9 ventanas.  En la parte posterior de la misma se observa un pequeño hoyo que a decir de los lugareños permanece con agua durante todo el año.  A los costados del pozo hay pequeñas ranuras labradas en la piedra en forma de canales que parecen ser la réplica de un acueducto, aunque no se aprecia nítidamente debido al deterioro de la roca.  En ese mismo complejo arqueológico encontramos numerosas "tinas" (depósitos rectangulares) labradas artísticamente y en las esquinas pequeños escalones que sirven para sentarse junto a la fuente.  Algunas están tapados con enormes rocas pulidas.  Asimismo, hay una pequeña plaza al borde del precipicio con piedras alargadas de forma fálica.  Algunos dicen que sería un reloj solar (intihuatana).  Al frente está el cerro Sagarbal, donde se observan edificaciones de piedra, cementerios antiguos.

________________________________________
Artesano de Chusgón ofrece sus canastas en Cachicadán.
________________________________________

o VIEJAS LEYENDAS Camino al cerro Huallío hay un terreno pantanoso conocido como "Pozos Hondos" con pequeños hoyos llenos de agua donde crece una especie de totora sobre el cual se tejen dos leyendas.  La primera se refiere a una campesina que cada primero de mayo sale a pastar su ganado en los alrededores, pero tan luego se percata de la presencia de alguna persona emite un silbido y con todo su rebaño se adentra en el fango.  Otra historia dice que en épocas de fuertes lluvias el lugar se oscurece con una densa neblina que impide la visibilidad, entre fuertes vientos y rayos en el firmamento que dan lugar a la aparición de una enorme serpiente que sale de los pozos.  Si alguna vez visita el lugar le contarán estos relatos.

O ANCESTRAL FLORECIMIENTO La costumbre del "florecimiento" tiene sus propios matices en este paraje.  Afirman que hasta hace 3 décadas los campesinos solían llevar su ganado hacia el cerro Huallío para florecerlo la noche de cada 30 de abril.  La ceremonia consistía en sahumar los animales con el humo que emanaba de la estufa donde quemaban ají, aceites y plantas aromáticas, con la finalidad de prevenirles enfermedades y la muerte, para así evitar las pérdidas.  Al lugar llegaba con 3 días de anticipación un personaje con facultades especiales que dirigía el ritual mágico-religioso.  El hacía todos los preparativos previos (uno de los últimos fue Lorenzo Velásquez).  Después venía la fiesta, con bebidas, comida y baile hasta la tarde del primero de mayo.  A lo lejos se observaban largas columnas de humo de las fogatas donde preparaban sus alimentos.

________________________________________
El pozo de agua que está en el lado posterior de la inmensa roca que contiene numerosas ventanas.  Observe el detalle de las ranuras que parecen réplicas de acueductos.
________________________________________

Lamentablemente el flagelo del terrorismo terminó con esta ancestral costumbre, ya que la gente no podía conglomerarse.  Ahora que la paz ha vuelto, las gentes retoman sus costumbres, aunque con nuevos matices.  Inspirados en esta tradición, los cachicadenses residentes en Trujillo han organizado un tour a su tierra natal para este fin de mes con el afán de compartir con los suyos y visitantes la noche del florecimiento; asimismo instituir la semana turística de Cahicadan.  El itinerario comprende la ceremonia la noche del 30 de abril, disfrutar los baños termales, paseo al sector Huacaz, visita al cerro Huallío y al templo de Angasmarca.

________________________________________
Hermosa flor de una de las cientos de variedades vegetales que alberga el cerro La Botica.
________________________________________

Los presentes además disfrutarán de una serie de actividades folclóricas, deportivas y culturales; de los exquisitos platos típicos (cuy, pecho de chancho) y podrán comprar la famosa artesanía y tejidos de Chusgón (frazadas, alforjas, canastas, etc.).

o DATOS PARA EL VISITANTE El distrito de Cahicadán pertenece a Santiago de Chuco, la cuna de César Vallejo.  Se ubica a 2,885 metros sobre el nivel del mar. El nombre es una palabra meztiza que significa "aquí dan sal".  Su fiesta patronal es en homenaje a San Martín de Porres.  Está a 11 horas de Trujillo.  Hay cuatro empresas de transporte que prestan servicio a ese lugar.  La mayoría va sólo hasta Santiago de Chuco, de ahí una combi lo traslada en menos de 45 minutos.  El pasaje cuesta 15 nuevos soles.  La ciudad cuenta con 8 establecimientos de hospedaje con capacidad de 120 camas, cuyo precio oscila entre los 10 y 20 soles.  Además de las casa-habitaciones, que se ofrecen a menores costos.  La comida está asegurada con 5 restaurantes, que ofrecen variados platos típicos.  Es preciso llevar suficiente abrigo para contrarrestar el frío en la noche.

________________________________________
El ojo donde nacen las aguas termales está ubicado en la base del cerro La Botica.  El alcalde de Cachicadán, Edilberto Méndez está interesado en promover el turismo a su distrito. 
_______________________________________

Escribe: Melitón García Guevara
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

No se como empezar a escribir estas líneas que están llenas de nostalgia por las experiencias vividas en mi pueblo de Cachicadán junto a mis compañeros de estudios; me gustaría saber que fue de cada uno de ellos con quienes compartí sueños, alegrías, tareas, juegos y tantas cosas..

Como no recordar por ejemplo cuando nuestras madres nos llevaban al jardín de niños nos quedábamos llorando con una profunda pena no se de que supongo que era la poca o nula costumbre de asistir por primera vez al jardín conocer nuevos amiguitos el temor de ser rechazado, humillado por los otros solo supongo que debió de haber sido eso.  Recuerdo que algunas de nuestras madres se quedaban a esperar que nos aclimatáramos en el salón de clases y se retiraban a escondidas para que nosotros sus niños no nos diéramos cuenta de que se iban a cocinar nuestros almuerzos ya que salíamos al medio día del jardín, colegio primario y secundario.

Me quedaba toda la mañana entretenido jugando al papá y a la mamá -juegos aquellos- creerse el papá o en el caso de mis compañeritas creerse mamás sin saber el verdadero significado de esas palabras; y así iba creciendo nuestra amistad, debo decir que siempre me caracterice por mi timidez no era muy participativo como ahora, participaba por obligación y a pedido de mi Mamá en las actuaciones que se realizaban con motivo de los aniversarios de creación de Cachicadán y los de nuestros centros educativos y uno que otro concurso desde muy temprana edad, tal es así que desde el jardín en Cachicadán, empecé a ganar los primeros puestos bailando huayno, esa historia la contaré después por ahora solo me ocuparé de lo vivido junto a mis compañeritos de estudio con quienes estudiamos toda la primaria y parte de la secundaria.

Ingrese al Jardín de Niños N° 275 de Cachicadán en el año 1981 -lo recuerdo como si fuera ayer- me dejaron jugando después de un inconsolable llanto en compañía de mis demás compañeritos que al igual que Yo no nos desprendíamos de nuestras madres como dije antes; hasta que nos hacían olvidar y se retiraban a nuestros domicilios.

Mis amigos y amigas me acuerdo de algunos de ellos por citar algunos Nalda, Mónica, Jhonny, Manuel, Antonio, Nicolás, Paula, David, Javier, Hilda, Evangelina en fin los recuerdo a cada uno de ellos; quienes me brindaron su amistad.  Al escribir estas líneas me pregunto: que será de ellos, que habrá sido de su vida, se acordarán algún día de nuestro Jardín (nido) y que estudiaron conmigo, se acordarán de los demás como Yo me acuerdo de ellos, les habrá ido bien, espero de todo corazón que haya sido así.

Han pasado veinticinco años desde el origen de esta historia el tiempo ha pasado Yo actualmente me encuentro radicando en Lima tengo una esposa abnegada y dos hijos maravillosos, tuve la fortuna de haber encontrado como dicen y Yo lo digo también a mi naranja y media, claro aquí no todo es color de rosa pero la pasamos bien.

En el mes de noviembre de 2004 viaje después de 14 años a Cachicadán y en mi pensamiento circulaban imágenes vividas en mi Cachicadán me imaginaba encontrarme con mis amigos y ahora ya mayores de edad tomarnos unos tragos o reunirnos y conversar que ha sido de nuestras vidas como hemos definido nuestros destinos y un largo etc. Pero simplemente no encontré casi a nadie salvo algunas excepciones como el reencuentro con Moreno "El Crespo", Javier Benítez, Manuel Villanueva, Evangelina Méndez, a quienes los salude efusivamente.

Al llegar a mi pueblo al cual extrañaba tanto todo era diferente caras desconocidas solo quedaban los domicilios en donde vivían mis amigos y mis recuerdos los cuales me parecían vivos al ir pasando al frente de cada casa en ese momento por las calles por la cuales nos movilizábamos y pensaba saldrá alguien conocido para saludarlo fueron más o menos cuatro cuadras de avance cuesta abajo y créanme que no encontré a nadie conocido.  Pero no perdía las esperanzas de encontrarme con alguien.  Al llegar al domicilio donde antes habitaban mis bisabuelos a desempacar nuestros equipajes para luego salir a dar un paseo siempre con la ilusión de encontrarme con alguien pero no sucedía nada.  Fue así que ya estaba casi desilusionado y hasta que un día estuve parado en la puerta que daba a la calle principal y vi pasar a un compañero que lo apodamos "El Crespo" cuyo apellido era Moreno a quien sin pensarlo dos veces le pase la voz y esperaba una reacción contraria a lo que sucedió le dije "¡El Crespo!"  él dio la vuelta y casi de inmediato me reconoció y me dijo "hola Melitón como has estado, más tarde nos encontramos", era el primero y no sería el único, después vi a Evangelina Méndez a quien de igual manera la salude y al igual que El Crespo resumimos nuestras experiencias en contados minutos les presenté a mi hijo Diego.  Y así transcurrieron mis vacaciones 2004 en Cachicadán.

Al día siguiente invite a mi esposa para que me acompañara a visitar a mi Jardín (nido) recordaba cada recoveco, cada penca, cada montículo de grama, cada árbol detrás de los cuales me escondía para que mis compañeritos me encontraran me parecía verme corriendo detrás de mis compañeritos jugando; iba relatando a mi hijo Diego mis alegrías mis penas mis experiencias que habían ocurrido en aquel lugar mi niño solo me miraba y sonreía porque debo decir que tan solo tenía 2 años y un mes y mi esposa preguntaba Yo le respondía con una claridad que a mi mismo me sorprendía me acordaba de todo del nombre de mis profesoras por ejemplo de Eva Rosado a quien la recuerdo con cariño porque fue quien me enseño las vocales y los primeros pasos del estudio.  Después de ella vino mi profesora llamada Rosa, quien posteriormente se convertiría en mi madrina de corte de pelo juntamente a su esposo el profesor Roncales.  Le comentaba a mi esposa las travesuras que había hecho a pesar de mi timidez.

Avanzábamos rumbo a mi centro educativo primario y de repente veo a Manuel Villanueva quien venia con su esposa e hijo a visitar al igual que Yo nuestro jardín, conversamos por largo rato y quedamos en encontrarnos en Lima.

Aquí en Lima, concerté una reunión la cual se realizó en el domicilio de la familia Alayo, entre mis compañeros de estudios Humberto, Francisco, Clodomiro y Ovispo Alayo conjuntamente con Manuel Villanueva, departimos un almuerzo típico el cual lo disfrute mucho fueron momentos inolvidables en el cual compartimos experiencias comunes comentamos sobre nuestros profesores tanto de primaria como de secundaria y la reunión terminó a las 3.00pm. Habiendo quedado pactado una próxima reunión para el mes de abril, pero motivos ajenos a mi voluntad no se realizó.  Ahora me comunico con ellos telefónicamente para no perder contacto.

Hasta que un día me comunique electrónicamente con Manuel Villanueva quien me pedía que le instalara un dispositivo para su computadora para lo cual fui al domicilio de mi promoción de primaria y realice el trabajo almorzamos y luego continué con mi trabajo hasta que me mostró una fotografía que data del año 1986 donde están la mayoría de mis compañeritos de jardín y primaria lo cual me causó nostalgia por los años idos y me hizo recordar tanta cosas que líneas arriba he descrito tengo la fotografía que como le dije a Manuel la publicaré en Internet y espero que todos mis "compañeritos" la vean y recuerden como Yo lo estoy haciendo al escribir esta pequeña reseña sobre parte de mi niñez junto a mis amiguitos a quienes los recuerdo con cariño porque compartimos muchísimos juegos, partidos de fútbol, sueños y muchas metas de las cuales muchos de nosotros a pesar del tiempo y de la situación actual aún no podemos ver coronados nuestros más anhelados sueños pero no perdemos las esperanzas de que al final de este largo camino recorrido y el que nos falta por recorrer y con la ayuda divina estoy seguro de que lo conseguiremos.  Agradezco a mi promoción Manuel por haberme hecho recordar a nuestros amiguitos.

Lo único que me atrevo a pedirle a todos y cada uno de mis hermanos coterráneos es que sigamos adelante para el orgullo de los nuestros y sobre todo para la tierra que nos vio nacer y todo sea por nuestro terruño CACHICADÁN.

Página 2 de 2

Please publish modules in offcanvas position.