DE LA OBRA: ARPEGIOS

CARTA  AL  SEPULTURERO

 

 

 

Tan natural es tu vivir

junto a tumba

de los muertos.

Tú no sabes llorar

ni gemir, sepulturero.

Hombre, duro es tu corazón

a los sentimientos.

Tu trabajo es sellar

las tumbas

de ricos, de pobres

de niños,  de ancianos

de jóvenes.

Y vas tú con tu badilejo

tu paleta, tus manos

para ti

poco importan

las ofrendas, las flores;

 

Sepulturero

A cuántos viste llorar ?....

cuántos  serán cada día !;

que tus manos con el yeso

blanquecino

sellan los recuerdos

que son las puertas

del olvido...?.

Sepulturero

si a tus manos

mis despojos llegan

para convertirse

en tumba fría;

cubre el rostro de mi tumba

y pronto, sepulturero

que recuerdos quedan

cuando haya partido

a lo ignoto, a lo desconocido

que estaré sólo, yerto

en aquel día.

Pero, te pido sepulturero

aprende  a llorar

y me cuentas

aunque no escribas.

  

Yo escucharé sólo

atento tu narrar

tu sonrisa

sin sentido

Sepulturero, amigo del estío

si tú  y  yo  no conversamos

será señal fatídica,

que he partido.

Please publish modules in offcanvas position.