Dios Mío

 


Dios Mío, inefables son tus obras
pero el hombre no lo sabe valorar;
él se deshace en las sombras
con su orgullo y vanidad.

Dios Mío, tú lo sabes bien estas cosas
más el hombre, equivocado está;
goza el presente y no valora
que todo es relativo por donde va.

Dios Mío, contrito a ti acudo
implorando tu piedad y tu pan;
pues sois y serás mi escudo
ante las estampidas del mal.

Dios Mío: Tú estás en mi
por eso te consagro más y más
nada existe, si no está en ti
la voluntad de hacerlo con afán.

Dios Mío: sois la Luz en mi camino
luz que no se apaga, plena de bondad;
ella resplandece en mi destino
y me señala: La Eternidad.

Autor: Antonio Villanueva Basilio
Obra: "Diálogo de Piedra"

Please publish modules in offcanvas position.